Búsqueda avanzada
Entre espacio, lugar y territorio de memoria. A propósito de las polémicas en torno al Museo de la Memoria y los Derechos Humanos, Chile 2010 - 2102
Azcárraga Bárbara.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La inauguración del Museo de la Memoria y los Derechos Humanos hacia el final del gobierno de Michelle Bachelet (11 de enero de 2010), es uno de los últimos gestos oficiales por parte del Estado en contener y dar a conocer públicamente la historia reciente de Chile, además de ser una medida reparatoria en torno a la violación de los derechos humanos durante la dictadura. Se trata entonces de la consagración institucional de las políticas de memoria y del esfuerzo por avanzar en la transición democrática por parte de los gobiernos de Concertación de Partidos por la Democracia. Las características propias de esta obra, como lo es, dar voz oficial al pasado reciente de Chile, no ha estado exento de polémicas en torno a las naturales disputas por la memoria. Este monumento a la memoria, se encuentra –al igual que los numerosos memoriales existentes- en una constante discordia entre quienes le aprueban y quienes le desprecian. Estos lugares de conmemoración están cargados de sentido político, y a diferencia de los antiguos monumentos a los “héroes de la patria”, no poseen la pretensión de exaltar una historia triunfante, sino que reivindicar la memoria del sufrimiento. Sin embargo, esta prueba de madurez de una ciudadanía reconciliada, no termina por constituirse en sí misma como voz unívoca del pasado. No pueden obviarse hechos como el generado el día de la inauguración del Museo, donde el discurso se vio interrumpido por Catalina Catrileo -hermana del activista mapuche muerto, Matías Catrileo- la que sentenciaba a Michelle Bachelet, gritando que éste había sido “asesinado en su gobierno”. Por otra parte, la ahora disposición pública de esta historia, fue inaugurada ad portas de la ascensión de la derecha política como gobierno con Sebastián Piñera, constituyéndose en incómodo legado para la nueva administración. La más atendida de las polémicas suscitadas en torno al Museo, fue la surgida en junio de 2012 iniciada por Sergio Rillon –cercano a Pinochet- donde señalaba al museo como “símbolo de un mal muy profundo”; controversia en la que se involucró Magdalena Krebs, directora de la DIBAM (Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos) y el historiador Sergio Villalobos, apostados por una postura de “omisión” por parte del Museo. De tal forma, es interesante observar los debates que surgen en torno a este lugar configurado como espacio de la memoria, pues en estas discusiones observamos la nunca acabada lucha no solo por la memoria, sino también por la historia, por la configuración de una identidad capaz de contener en sí misma a la comunidad del país, en fin, la lucha por la hegemonía.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.