Búsqueda avanzada
Los trabajadores ferroviarios y la nacionalización de los ferrocarriles en la Argentina (Segunda parte)
Joaquín Calvagno - UBA UNQ.
X Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2013.
Dirección estable:
Resumen
Esta ponencia continúa otra anterior en la que atendimos al nacionalismo entre los ferroviarios como reacción frente a la ofensiva empresaria desde 1930, la lucha por el control sobre el proceso de trabajo, tensiones étnico-nacionales, la difusión del nacionalismo económico y otros cambios culturales e ideológicos. En esta presentación estudiamos el proceso histórico concreto que culminó en la nacionalización de los ferrocarriles, concibiéndolo como una estrategia racional de los trabajadores y sindicatos ferroviarios para defender sus intereses. En 1936/43, la nacionalización tentada intermitentemente por las empresas y el gobierno británico, fue acompañada con rezago pero aprobatoriamente por los sindicalistas ferroviarios, que –además de defender salarios, empleo y condiciones de trabajo en un contexto desfavorable– la consideraban inevitable, pues conocían los problemas estructurales de las empresas ferroviarias. Pero aunque en las experiencias de nacionalización bajo gobiernos neoconservadores (Central Córdoba, Puerto de Rosario), éstos se mostraron sensibles a las presiones sectoriales y consideraron la situación de malestar laboral, los sindicatos no pudieron capitalizarlas plenamente para revertir el deterioro de las condiciones de trabajo. Por el contrario, en 1944/47 la apertura del Estado y la movilización obrera alterarían drásticamente el equilibrio político-social y los ferroviarios alcanzarían postergadas demandas gremiales. En consecuencia, aunque la nacionalización no resultó crucialmente de las presiones de los sindicatos y las negociaciones se desarrollaron en forma imprevista y reservada, la importante influencia de los sindicatos ferroviarios y la coyuntura de ofensiva obrera reafirmaron la decisión de empresarios y funcionarios británicos de deshacerse de los ferrocarriles, en tanto, la nacionalización coronó las demandas de los ferroviarios, que procuraron aprovechar esa coyuntura para mejorar sus condiciones, y el nacionalismo acrecentó su fortaleza para resistir una modificación en las condiciones laborales en el futuro.
Texto completo