Búsqueda avanzada
 La cuestión de los límites entre mundo de trabajo y mundo de vida
Angelly Ponce de Leon - UBA.
Nadia Aragón - FLACSO.
IX Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2011.
Dirección estable:
Resumen
Este trabajo tiene como objetivo repasar la historia y dilucidar las particularidades de la relación entre el mundo del trabajo y la Política social en América Latina teniendo como punto de referencia el modelo de Estado de Bienestar hasta nuestros días. En el Estado de Bienestar hasta los años 70 el eje central estaba puesto en el empleo, y las políticas sociales se tramitaban desde allí; ello funcionaria siempre y cuando se cumpliesen tres condiciones fundamentales a saber: pleno empleo, pleno empleo formal y empleo regulado. El sistema de política social ha cambiando significativamente, pues con la globalización y la implementación de las políticas neoliberales Latinoamérica sufrió grandes transformaciones entre las que se destacan la ampliación de la brecha entre trabajo formal e informal. Siguiendo el análisis de Daniel Arrollo , el mundo del trabajo se compone de dos dimensiones: una referida a la calidad del trabajo y a su rol; y la otra en la relación existente entre trabajadores (activos) y jubilados (inactivos), este esquema relacional se basa en tres supuestos fundamentales: sistema contributivo, preeminencia del trabajo formal y criterios que establece el Estado –regulación-. La política social se asumió como una extensión del mundo del trabajo, ello fue lo que se conoció como sistema de seguridad social; en este sentido los actuales retos a los que se enfrenta la política social referida a los sistemas de protección aluden a la necesidad inminente de separar efectiva y realmente el mundo del trabajo y el mundo de la vida, es decir asumir perspectivas de universalización de Derechos en donde la adquisición de los mismos no esté ligada al ámbito laboral. Este trabajo tiene como objetivo repasar la historia y dilucidar las particularidades de la relación entre el mundo del trabajo y la Política social en América Latina teniendo como punto de referencia el modelo de Estado de Bienestar hasta nuestros días. En el Estado de Bienestar hasta los años 70 el eje central estaba puesto en el empleo, y las políticas sociales se tramitaban desde allí; ello funcionaria siempre y cuando se cumpliesen tres condiciones fundamentales a saber: pleno empleo, pleno empleo formal y empleo regulado. El sistema de política social ha cambiando significativamente, pues con la globalización y la implementación de las políticas neoliberales Latinoamérica sufrió grandes transformaciones entre las que se destacan la ampliación de la brecha entre trabajo formal e informal. Siguiendo el análisis de Daniel Arrollo , el mundo del trabajo se compone de dos dimensiones: una referida a la calidad del trabajo y a su rol; y la otra en la relación existente entre trabajadores (activos) y jubilados (inactivos), este esquema relacional se basa en tres supuestos fundamentales: sistema contributivo, preeminencia del trabajo formal y criterios que establece el Estado –regulación-. La política social se asumió como una extensión del mundo del trabajo, ello fue lo que se conoció como sistema de seguridad social; en este sentido los actuales retos a los que se enfrenta la política social referida a los sistemas de protección aluden a la necesidad inminente de separar efectiva y realmente el mundo del trabajo y el mundo de la vida, es decir asumir perspectivas de universalización de Derechos en donde la adquisición de los mismos no esté ligada al ámbito laboral.
Texto completo