Búsqueda avanzada
Martín Rücker y José María Caro: dos sacerdotes frente a la “Cuestión Social,” Chile (1910-1935)
Sánchez y Karin.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
Esta ponencia tiene por objetivo analizar el pensamiento que dos sacerdotes chilenos, Martín Rücker (1867-1935) y José María Caro (1866-1958), mostraron en diversos escritos sobre la empobrecida condición de los obreros y el surgimiento de movimientos políticos de izquierda en Chile en las primeras tres décadas del siglo XX. La relevancia de estos sacerdotes radica en el hecho de que, siendo ambos miembros de la jerarquía eclesiástica de la época, los dos tienen particularidades que los destacan en el conjunto. Sus principales escritos sobre la cuestión social (pastorales, folletos, conferencias y artículos en periódicos y revistas) muestran menos formalidad y una apelación más directa a los obreros. Sin renunciar al paternalismo propio de la Iglesia Católica, Rücker y Caro reconocen en el obrero, un actor más empoderado e independiente en su actuar. Esto no impidió, empero, que desarrollaran una destacada carrera en la jerarquía eclesiástica. Martín Rücker fue Vicario de Valparaíso y Tarapacá, Rector de la Universidad Católica de Chile y Obispo de Chillán. José María Caro fue Vicario de Tarapacá, Obispo de Iquique y La Serena y terminó su carrera siendo Arzobispo de Santiago y el primer Cardenal chileno. Así, los roles de Rücker y Caro se enmarcan dentro del contexto socio-político del período. Desde fines del siglo XIX, en Chile comenzó un proceso de efervescencia social en los sectores obreros. Este proceso respondía a las deplorables condiciones de trabajo y de vida de los trabajadores industriales en las ciudades y en las salitreras del norte del país. La élite veía con temor los nuevos movimientos políticos y sociales, inspirados en el comunismo, y que junto con ofrecer una mejora a los obreros, propiciaban también el odio de clases. La Iglesia Católica fue un actor relevante en este escenario. Como parte de la clase dirigente, pero al mismo tiempo como una institución que propugnaba el amor al prójimo, se vio en la necesidad de entregar una respuesta a las demandas obreras, pero al mismo tiempo sin modificar el statu quo en el cual la clase dirigente ostentaba su poder. Y Martín Rücker y José María Caro, aunque por medios que los diferenciaban del resto, representaron este espíritu de defensa del orden social cristiano, pero también muestran que el pensamiento social al interior de la Iglesia no era de carácter monolítico, como generalmente se ha presentado en la historiografía.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.