Búsqueda avanzada
Las grandes compañías exportadoras de granos alemanas durante la Primera Guerra Mundial. La neutralidad argentina y las disputas anglo-germanas
Ricardo Lazzari.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La Gran Depresión de 1873-1896 significó un cambio estructural en el orden capitalista mundial decimonónico. La disputa de la hegemonía británica como “taller del mundo” por otras potencias europeas reforzó, paradójicamente, la posición central de los ingleses a la hora de equilibrar los déficits que esas potencias tenían con el mundo subdesarrollado. Gran Bretaña no sólo importaba mayor cantidad de productos manufacturados de sus rivales, sino que también incrementaba sus exportaciones de bienes industriales a la periferia pero, especialmente, aumentaba sus servicios financieros internacionales y acentuaba su posición como principal acreedor mundial gracias a sus ingentes inversiones extranjeras. La creciente “financiarización” sustentó procesos de restructuración de la producción capitalista en base a la centralización de capitales, su monopolización y exportación hacia países periféricos junto a Estados que dejaban de ser los guardianes nocturnos del laissez faire para convertirse en Estados fuertes, activos e imperialistas que auspiciaban luchas inter-capitalistas. Argentina se insertaría al sistema mundial delineado por la Pax Británica como una economía agroexportadora en la cual los capitales ingleses dominarían ramas sensibles como el transporte ferroviario y naviero, la importación de manufacturas, el sistema financiero y, sobre todo, el refinamiento del ganado y la industria frigorífica como base de su vinculación con la clase dominante pampeana. Sin embargo, el predominio del Reino Unido no alcanzó un sector tan importante dentro del esquema agroexportador como el agrícola. Por el contrario, el control de la producción y la comercialización de los cereales argentinos quedaría en manos de grandes compañías exportadoras de Europa continental, principalmente de origen alemán, que lograron apropiarse de parte de la renta agraria argentina. De este modo, las disputas entre los intereses británicos y alemanes dentro de la economía local reflejaban una pugna de carácter global entre las potencias imperiales por el control de las materias primas necesarias para el desarrollo industrial de cada uno de estos países, situación que recrudecería durante la Primera Guerra Mundial. A pesar de la posición neutral adoptada por el gobierno nacional, la Argentina sería escenario de un feroz conflicto comercial entre Gran Bretaña y Alemania, en la cual las compañías exportadoras de cereales tendrían un rol crucial. El presente trabajo pretende indagar sobre el origen de esas grandes empresas comercializadoras de granos de origen alemán en la Argentina, y analizar el papel que éstas jugaron durante la gran conflagración mundial en el seno de las disputas anglo-germanas.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.