Búsqueda avanzada
“De Hamburgo a Chiapas: café, capital, propaganda y conflicto bélico”
Chiaradia y Esteban.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
Como es sabido, Inglaterra y EEUU moldearon las relaciones internacionales, los proyectos de integración regional y la política exterior de los países latinoamericanos. Pero otras potencias europeas tuvieron también incidencia. En este trabajo se tomará el caso de Alemania y México en la primera mitad del siglo XX. El capital financiero alemán ingresó en los países latinoamericanos en la segunda mitad del siglo XIX y compitió con otros inversionistas europeos y norteamericanos. Entre las actividades donde se concentró se destaca la producción y comercialización del café, cuyo consumo adquiere un marcado auge en los mercados europeos. Y la influencia económica se traducirá en intentos de incidir en el devenir político de la región presentándose como una alternativa a la prepotente presencia norteamericana. La cafeticultura comenzó desarrollándose en Costa Rica y en la década de 1840 se extiende por Guatemala, en feroz competencia entre plantadores franceses, belgas y alemanes. Estos últimos se imponen al desarrollar nuevas técnicas de cultivo, maquinaria, fertilizantes e insecticidas, todo ello posible por la afluencia de capitales de grandes comerciantes y banqueros hamburgueses. Pero el agotamiento de las tierras guatemaltecas produce un desplazamiento a las mejores tierras del Soconusco (distrito costeño chiapaneco en disputa entre México y Guatemala) con una nueva de inversiones alemanas. Esta expansión implica una serie de cambios en la sociedad chiapaneca: solución del conflicto fronterizo, ferrocarril Panamericano, adecuación de los puertos y articulación de los sectores económicos locales en base a la explotación compartida de la mano de obra indígena. La influencia alemana en la economía regional y el influjo sobre la burguesía mexicana en la capital serán utilizados por el nazismo en un intento de desplegar una política organizada hacia la región que supere la mera influencia económica. Pero esta expansión encontrará su techo con las dos guerras mundiales: la United Fruit Co. se quedará con las plantaciones de Guatemala, la crisis de 1929 deprimirá los precios del café y el auge del nazismo servirá de excusa para socavar la gravitación del capital alemán en toda la región. En paralelo, se incrementan la organización sindical de la mano de obra temporal y las demandas agrarias que presionarán al estado mexicano en momentos en que la situación internacional solo encuentra solución mediante las armas. Al calor de estos sucesos comienza el largo éxodo campesino indígena hacia la selva Lacandona, que prefigura los agitados años setenta y el violento despertar de los noventa.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.