Búsqueda avanzada
Julio César Avanza. La "catolización " de la educación bonaerense (1949-1952)
Levoratti Jorge Héctor.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
“… educar es elevar almas, apartarlas del camino fácil de las pasiones, humanizando al hombre con letra impregnada de amor y de cristiandad” Julio César Avanza. El Día, 6 de mayo de 1950. Julio César Avanza asumió como Ministro de Educación de la Provincia de Buenos Aires el 31 de mayo de 1949, en momentos que el gobernador coronel Domingo Mercante había consolidado su poder político y, ocupaba un lugar preponderante en la coalición dominante que conducía al Partido Peronista. La constitución bonaerense, reformada en 1949, que dio origen al ministerio, establecía como fines de la educación común los de “de formar la personalidad de los niños en el amor de las instituciones patrias y, en los principios de la religión católica apostólica romana, respetando la libertad de conciencia”. La definición reflejaba el compromiso del estado con la Iglesia católica y, significó un sustancial alejamiento de la orientación laicista que la constitución provincial de 1873 había dado desde entonces a la educación bonaerense. Avanza reestructuró radicalmente la organización administrativa del gobierno escolar y anunció e implementó un nuevo orden educativo, que anidaba en los pliegues de la militancia católica de los años treinta. Un joven dirigente católico, el Dr. Emilio Fermín Mignone, fue designado a cargo de la Dirección de Enseñanza. La concepción ideológica del ministro, estuvo orientada centralmente a \"catolizar\" el sistema educativo bonaerense, y dio lugar a una política que tuvo dos núcleos principales: la adecuación de los maestros, gradados en las escuelas normales, a los nuevos lineamientos constitucionales y, la transformación del sistema escolar y de los planes de estudio, en línea con los preceptos católicos. En ambos casos la política se implementó a través de medidas que surgieron de proyectos del poder ejecutivo que tuvieron tratamiento parlamentario, y que plasmaron en dos leyes: la ley N° 5538 de creación de los Institutos Superiores de Pedagogía, destinado a la formación de los “nuevos maestros” y, la ley de educación N° 5650, de enseñanza católica, destinada a conformar los “nuevos alumnos”. La ponencia recorre la trayectoria de la sanción de ambas leyes y los tiempos iniciales de su aplicación.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.