Búsqueda avanzada
Las imágenes del Rey: Del amor a la desobediencia política. Buenos Aires, 1808-1813
Marina Gutiérrez De Angelis - Universidad de Buenos Aires.
X Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La conquista de los territorios americanos transformó a los Reyes Católicos en los monarcas más poderosos de Europa en un período marcado por un intenso debate sobre la figura del Príncipe. Ese debate irrumpió en España a través de los trabajos de Macchiavello y dio lugar a una gran cantidad de escritos, en especial los llamados “Espejos de los Príncipes”. A diferencia del resto de sus pares europeas, la monarquía española necesitaba extrapolar su imagen a los territorios conquistados. Los borbones desplegaron una intensa acción de promoción de la imagen del Rey. Los procesos de independencia americanos construyeron una nueva imagen referida al poder, en la que la figura del Rey fue objeto de amor, destrucción y olvido. Este trabajo se propone analizar el lugar de esas imágenes en Buenos Aires, a partir de la vacante regia de 1808, centrándose en las acciones impulsadas por la Asamblea del Año XIII, referidas a los símbolos en la construcción del poder. Acciones que desplazaron la imagen dinástica del Rey para dar lugar una nueva visualidad y subjetividad en el ceremonial. Nuestra hipótesis de trabajo sostiene que la utilización de los elementos y estructuras de las fiestas virreinales en las nuevas fiestas cívicas, no eran simples reciclajes destinados a la promoción pública de los símbolos patrios, sino que permanecían vigentes y simbólicamente potentes en una sociedad que no había dejado de ser tradicional. Esta unión de lo pasado y de un presente que se construía, a través de los viejos símbolos y formas rituales del poder, legitimaba la constitución del nuevo Estado. Esa construcción operaba a través de un sentimiento de des-españolización que se proyectaba sobre el gusto, las artes y las nuevas formas de sociabilidad y a su vez convivía con una sensibilidad colonial que no había desaparecido
Texto completo