Búsqueda avanzada
De los modelos nacionales universitarios a la convergencia europea: un análisis del proceso de Bolonia
Facundo Solanas - Investigador del CONICET y del Instituto de Investigaciones Gino Germani de la Facultad de Ciencias Sociales (UBA).
X Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2013.
Dirección estable:
Resumen
Las políticas europeas de fomento a la movilidad académica surgidas en los años 80, contribuirían a construir un instrumento: el Sistema Europeo de Transferencia de Créditos (ECTS), que serviría como punto de apoyo de lo que se conoce como el “proceso de Bolonia”. Este proceso se inicia a fines de los años 90 y pretende traducir las formaciones europeas en el Espacio Europeo de Enseñanza Superior (EEES), donde convergen los tiempos de duración de los diversos diplomas, que representan la misma cantidad de “créditos” en las diversas universidades de los distintos países. El lanzamiento del proceso de Bolonia por parte de los principales Estados de la Unión Europea, se impulsa prácticamente en paralelo a la Estrategia del Consejo Europeo de Lisboa de 2000 en busca de una Europa más competitiva. La “pérdida” de competitividad de las universidades europeas frente a las estadounidenses, se condice con el mismo fenómeno de la economía del viejo continente frente a la emergencia de otros actores internacionales. Resistido por algunos actores universitarios, apoyado y fomentado por otros, el proceso de convergencia europeo crece en número de países adheridos y de universidades participantes. Incluso en América Latina y en Argentina existen distintas universidades que han adoptado su sistema de créditos, a fin participar de programas de intercambio académico como el Tuning. Uno de los interrogantes que motivan el presente trabajo es en qué medida el proceso de convergencia europea de Bolonia no implica al mismo tiempo una mercantilización de las formaciones universitarias con vistas transformar estas instituciones en un polo de atracción para estudiantes locales y extranjeros. Para ello, nos proponemos analizar el “proceso de Bolonia”, teniendo en cuenta diversas fuentes documentales, así como entrevistas realizadas con algunos de los actores involucrados en la construcción de esta política.
Texto completo