Búsqueda avanzada
Las Bases Políticas de las Fuerzas Armadas para el Proceso de Reorganización Nacional
María Verónica Canciani Vivanco - U.N.C. – CIFF y H.
Gloria Isabel Di Rienzo - U.N.C. – CIFF y H - UNLP.
IX Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2011.
Dirección estable:
Resumen
El 19 de diciembre de 1979 el gobierno de la dictadura argentina hizo públicas las “Bases políticas de las Fuerzas Armadas para el Proceso de Reorganización Nacional”. El documento además de incluir la fundamentación, estaba subdividido en tres partes: bases doctrinarias, programáticas e instrumentales. El objetivo de estas Bases, tal como se explicitó en sus fundamentos, consistió en “asegurar la posterior instauración de una democracia republicana, representativa y federal adecuada a la realidad y exigencia de evolución y progreso del pueblo argentino”. En este trabajo nos proponemos analizar el contexto de producción de estas Bases que se presentaron en un momento que consideramos de inflexión en el Proceso de Reorganización Nacional, iniciado con el golpe de estado. El documento se presenta como etapa lógica del proceso iniciado en 1976, en un momento en que las consecuencias de la profundización del modelo económico se estaban haciendo sentir en los sectores populares (desocupación, inflación, indexación, desalojos y aumento del hambre y marginalidad); en que la justificación de la “guerra interna” no alcanzaba y se comenzaba a hablar de represión, (visita de la CIDH) y si bien los partidos políticos y organizaciones sindicales no alcanzaban a objetar la legitimidad del gobierno, estaban a la expectativa del levantamiento de la “veda política”. Las Bases -que tal como las definió Harguindeguy constituían “un nuevo período dentro del mismo proceso” y que para Lambruschini no estaban abiertas al debate sino que “tendrá(n) el valor de una ley que no será para discutir, sino para cumplir”- mantuvieron los “objetivos” del Acta, del Estatuto, de la Proclama etc, expresados en 1976, con lo cual la continuidad de la clausura política estaba garantizada de la misma manera que no se realizarían modificaciones sustanciales en lo económico.
Texto completo