Búsqueda avanzada
Los primeros pasos de renovación de la institución militar del Septenio Regenerador del General Antonio Guzmán Blanco, 1873-1876
Germán Guía Caripe - Universidad Simón Bolivar Sede Litoral.
IX Jornadas de Sociología. Facultad de Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires, Buenos Aires, 2011.
Dirección estable:
Resumen
La temática desarrollada responde a los intereses investigativos del área de la Historia de la Institución Militar en Venezuela de los siglos XIX y parte del XX. El intento de reorganización llevado a cabo por el General en Jefe, Antonio Guzmán Blanco durante el Septenio Regenerador entre los años de 1870 a 1877, al desordenado y precario aparato castrense constituido desde 1830 por el Liberalismo Paecista. Despliega una serie de maniobras que dan renovación a la institución militar del Estado que él dirige, en especial, al Ejército Permanente para que sea efectivo en su accionar y una Marina de Guerra movida por el revolucionario vapor que llegará con rapidez a los escenarios de alteración caudillista. Esto genera, solidez a las bases del trípode del poder autocrático de dieciocho años del Ilustre Americano, junto a los capitales privados, fusión de la Administración central con el citado patrimonio y el pacto con los caudillos regionales. Gracias a todos estos factores, pudo enfrentar con éxito cualquier insurrección que afectará sus intereses hegemónicos de consolidación y de alguna manera tranquilizar las ambiciones del caudillismo regional. Por otro lado, Guzmán Blanco era un excelente conductor y organizador de tropas, quien supo imponer disciplina a su debido tiempo, mejorar el armamento (fusiles de rápida acción, artillería de anima rayada y ametralladoras de manivela), elementos de guerra, organicidad en la estructura vertical castrense (Código Militar, 1873), paga de raciones y por último, un gran acopiador de recursos (vestuario, alimentación, maestranza, hospitales). Todos estos elementos lo ayudaron en su difícil, pero no imposible labor de imponer la paz relativa en un territorio carente de tranquilidad y de vías de comunicaciones, así como también sobreponer los principios del Liberalismo con el apoyo de las premisas positivistas de orden y progreso material en la Venezuela de mitad de siglo XIX.
Texto completo