Búsqueda avanzada
“Siempre la Historia se construye... nosotros la vamos reconstruyendo como podemos”. Esther Balestrino de Careaga, Madre de Plaza de Mayo desaparecida
Galante Miguel.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La cita surge del testimonio de Ana María Careaga, hija de Esther Balestrino de Careaga, una de las fundadoras de Madres de Plaza de Mayo. Una de las tres Madres que integraron el “Grupo de los 12”, doce militantes de Derecho Humanos, doce resistentes a la Dictadura que fueron secuestrados entre el 8/10 de diciembre de 1977. Como dijera en 1998, Hebe de Bonafini: “La dictadura no hizo desaparecer a cualquiera: se llevaron a los mejores. Azucena era una mujer que sabía lo que era un sindicato...Mari Ponce, otra de las madres desaparecidas, era una mujer que trabajaba en la base más comprometida de la iglesia; y Esther Balestrino de Careaga, que era una madre que venía huyendo de la dictadura de Paraguay... Las tres madres fueron desaparecidas por Astiz. No se llevaron a cualquier madre: se llevaron a las madres más combativas, las que sabían de organización”. Afirmaciones que tenían alguna imprecisión. Mas, no hay error en considerar que algunas Madres con experiencia política jugaron un rol importante en las primeras actividades que dieron identidad y formas de organización a las Madres de Plaza de Mayo. Si la apoliticidad de las Madres fue una imagen muy difundida, hoy es posible indagar sobre un imaginario diferente y encontrar quien lo relate. Y, a su vez, quienes quieren construir un significado diferente, pueden encontrar quien lo escuche Nos adentramos aquí en la historia de una de esas primeras Madres, Esther Balestrino de Careaga, referente del exilio febrerista paraguayo del Paraguay, referente del exilio paraguayo en Argentina, se incorporó a Madres a raíz del secuestro de una hija y de un yerno. Y, más allá de necesaria diversidad de fuentes, nos centramos aquí en la mirada de sus tres hijas. En sus relatos, analizaremos las representaciones, la construcción de significados, las praxis políticas implícitas. Ana, Mabel y Esther, las tres hijas de Esther Balestrino, son luchadoras por la Memoria, la Verdad y Justicia, la misma que “mamaron” en esa “casa de puertas abiertas” que era el hogar de los Careaga-Balestrino. Las tres, con sus matices, subrayan diferentes aspectos de aquella militante poco conocida.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.