Búsqueda avanzada
Lecciones de los ‘70 en la relación entre sindicalismo de base e izquierda clasista. Independencia política y hegemonía obrera
Laura Meyer.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La fuerza social de la clase obrera que mostró el Cordobazo no se convirtió en una fuerza política, que mostrara la posibilidad que ésta tenía de solucionar la crisis nacional en favor de los trabajadores y las masas populares. Por el contrario, sustentada en las expectativas puestas en que la solución viniera por parte de un nuevo gobierno peronista en el poder, esa fuerza social, fue encauzada por las direcciones del movimiento obrero, en función de aquel proyecto nacionalista burgués. En el auge obrero, la huelga general y las jornadas de lucha contra el Pacto Social en 1975, por primera vez el conflicto de clase se eleva a la lucha política nacional enfrentando al peronismo en el poder, mostrando un cambio importante en le subjetividad obrera. Teniendo como proceso profundo la organización de base de las comisiones internas y las Coordinadoras Interfabriles, constituyó una experiencia de lucha, organización y conciencia que abría el camino para conquistar su independencia política. Posibilidad revolucionaria inscripta en la situación, que vino a cortar la dictadura militar, permitiendo mas de dos décadas de ofensiva capitalista. Con la vuelta a la acción directa de los trabajadores y sectores populares en la crisis orgánica que estalló en el 2001, comienza la reversión de aquella derrota. La recuperación económica con millones de nuevos puestos de trabajo expresa la recomposición social de la clase trabajadora, sus acciones, el protagonismo de los sindicatos, el desarrollo del sindicalismo de base y el peso de la izquierda clasista que comenzó a verse en los últimos años. En la génesis de esta vanguardia clasista, la experiencia de gestión obrera en Zanon, la conquista del Sindicato clasista, y su política constante por desarrollar organismos del tipo de las coordinadoras, retoma una de las principales lecciones de los 70 que es la necesidad de la independencia política de la clase obrera. Pero también aquella enseñanza de tener una política hacia el conjunto del movimiento obrero. Estas tareas tiene un desafío mucho mayor en el nuevo período que abre la crisis económica internacional y el reavivar de la lucha de clases y en la actual situación nacional, donde la recomposición social de la clase obrera, que antes se daba en un marco de un gran conformismo social, comienzan a quebrarse eses expectativas y a darse una ruptura de amplios sectores de los trabajadores con el gobierno, elemento que tuvo su reciente expresión en el paro nacional del 20N Este trabajo analiza estas tareas desde la relación entre vanguardia y dirección, en el desarrollo de una política que pueda permitir que de esta experiencia de los trabajadores con el gobierno, surja una dirección de izquierda del moviendo obrero que permita conquistar su independencia política y su hegemonía.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.