Búsqueda avanzada
Cultura Ciudadana: un formato pedagógico para la difusión de la Tercera Posición
Cora y Gabriel Darío.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
La Tercera Posición, integrante del núcleo de ideas fundantes de la doctrina peronista clásica, convertida luego en doctrina nacional, no se presentó de manera orgánica o programática, sino en una polifonía de enunciaciones fragmentadas. El tercerismo justicialista, cuyo discurso bautismal fue pronunciado por Perón el domingo 6 de julio de 1947, se inscribe en el contexto de un mundo de ideas dicotómicas iluminado por la competencia de las dos grandes potencias imperialistas, frente al cual el peronismo postula una alternativa en dos dimensiones. Una económica, que abandona tanto la planificación a gran escala como la liberalización a ultranza, para consagrarse a una suerte de “capitalismo social”, décadas más tarde tercermundizado por los sectores más radicales del movimiento; y otra política, en la que se opera inequívocamente para alentar el pacifismo y la ayuda humanitaria, evitando sumar tensión a la bipolaridad que comenzaba a plasmarse. Sin embargo, la formulación más sistemática de esta Tercera Posición se comienza a producir en los primeros años de la década de 1950’ con la implementación del Segundo Plan Quinquenal. En esos mismos años también se diseñará una estrategia de capilarización de estas ideas al conjunto del cuerpo social. El vehículo privilegiado para esta tarea nodal fue el sistema educativo. Aunque su valor como instrumento de intervención estatal no fue una invención del peronismo -ya las elites dirigentes de la segunda mitad del siglo XIX habían descubierto su potencial como constructor de patriotas y ciudadanos-, en este período se elaboraron procedimientos y se diseñaron estrategias nuevas para la socialización política. En todos los niveles y modalidades del sistema educativo se produjeron, a partir de 1952, reformas cuya orientación privilegiaba el conocimiento, estudio y difusión del Segundo Plan Quinquenal y los principios dogmáticos que habían sido declarados “objetivo educativo fundamental”. Entre los cambios en la estructura curricular se incorporó una nueva materia, Cultura Ciudadana. Concebida para ser dictada en los grados superiores del Nivel Primario y el Ciclo Básico del Medio, se le asignó la función de ser “núcleo de irradiación y centro de atracción de toda la labor del aula”. El objetivo de este trabajo será indagar, en los planes de estudio y los libros de texto de esa asignatura, las particulares características que adoptó la construcción discursiva del disruptivo concepto de la Tercera Posición, su inscripción en el desarrollo histórico argentino y la constante interacción entre las diversas aristas que lo componen.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.