Búsqueda avanzada
Acerca de la naturaleza de las cosas: Isidoro de Sevilla y el intento de cristianizar el saber pagano sobre el cosmos
Eleonora Dell\' Elicine.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
Por encargo del rey Sisebuto -autor él mismo de un poema llamado De eclipse lunae- ; Isidoro de Sevilla se aboca en 613 al estudio de las partes del universo y de sus correspondencias con la criatura humana, forjando entre otras cosas un concepto que iba a gozar de gran éxito a lo largo de toda la edad media, el de microcosmus. Con el fin de arrancar de la superstición a un área entera del saber relacionado con los ciclos del tiempo y de la tierra, el obispo hispalense se alinea con la ciencia pagana nominando a su texto De natura rerum, a tono con el célebre poema de Lucrecio. Un examen primero de los préstamos que enlazan la obra del poeta epicúreo y la de su émulo cristiano pone de manifiesto menos conexiones de las que podrían esperarse de la replicación de un título. Como indica Fontaine con la lucidez que nos tiene acostumbrados, nuestro sevillano trabaja insertando ideas y fragmentos de una tradición de saber densa y larga; sin apegarse nunca al proyecto de una autoridad en exclusivo. Las relaciones entre la obra de Lucrecio y la de Isidoro se advierten antes bien cuando se confronta el proyecto isidoriano con otros ensayos de cristianizar la visión acerca de los elementos del cosmos. Como podemos suponer, otros patres antes que él habían intentado saturar de ideología bíblica y cristiana los tópicos fundamentales de un saber acerca del cosmos que daba sentido a prácticas cotidianas de los fieles: en efecto, Agustín en sus Comentarios a los salmos y Gregorio en las Moralia partían de los textos sagrados para despejar el sentido de lo creado. La estrategia que ensaya Isidoro es completamente otra: en primer lugar, promover la contemplación y estudio de lo creado en tanto arsenal de figuras puestas por Dios para confirmar a los hombres el contenido de sus promesas, sus planes para el mundo. En este sentido, la obra divina en su conjunto se convierte en marco y guía para la salvación de los hombres. El plan de Isidoro, como podemos ver, obliga al clero a ensanchar sus competencias técnicas y a no desdeñar de modo tajante la ciencia pagana. En segundo lugar, evocando lejanamente las ideas del epicúreo, Isidoro buscaba insistir en la idea trascendente de Dios y desencantar de este modo los puntos de apoyo en que descansaba la experiencia pagana.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.