Búsqueda avanzada
Cultivar la cultura entre la URSS y el Uruguay Las prácticas culturales de los comunistas en los 60´
ANA LAURA DE GIORGI.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
El Partido Comunista del Uruguay (PCU) ha quedado registrado en el imaginario uruguayo como un partido extremadamente disciplinado antes los mandatos de la Unión Soviética. Ciertos momentos específicos de la historia como la invasión a Checoslovaquia y el apoyo del PCU al PCUS en dichas circunstancias han reforzado esta idea. En materia de políticas y consumo cultural cuando se piensa en los militantes comunistas se los suele asociar al consumo de obras literarias, artísticas, cinematográficas y de arte dramático asociadas al realismo socialista de la URSS. Sin embargo, el estudio de los productos y circuitos culturales por los cuales los comunistas circulaban demuestra que estos no estaban directamente relacionados a difundir una cultura soviética Desde la prensa partidaria, el diario El Popular y desde la revista teórica, Estudios, la cual incluía un apartado específico en materia cultural, se promocionaba una específica oferta de bienes y circuitos culturales. Los comunistas tenían su biblioteca específica que incluía obras teórico-políticas y literarias, asistían a obras de arte dramático, apreciaban las producciones cinematográficas y circulaban por ciertos circuitos. Algunos se acercaban a la cultura soviética a través del Instituto Cultural Uruguayo-Soviético (ICUS), sin embargo en su mayoría, los comunistas consumían y producían productos culturales asociados mucho más a la cultura nacional que a la URSS. El teatro El Galpón, que nucleaba a un gran número de artistas comunistas convocaba en la década del 60´no sólo a la clase intelectual comunista sino a intelectuales y artistas de toda la izquierda y de la sociedad en general. La cartelera de esta sala estaba destinada a un “teatro de compromiso” pero no a la representación de obras soviéticas. A nivel del cine, los comunistas contaban con producciones soviéticas que llegaban al país a través de la distribuidora Artkino Pictures y que eran difundidas en algunas salas contratadas. Sin embargo los comunistas circulaban y preferían distintos Cines Club como Cine Club del Uruguay y Cine Universitario, donde se reproducía cine europeo de vanguardia. En materia de producciones literarias, obras artísticas y música sucedía algo similar, las producciones estaban asociadas mucho más al ámbito local. El ámbito de difusión específico de la cultura soviética era El Instituto Cultural Uruguayo Soviético (ICUS) donde se realizaban charlas, presentaciones de libros, se reproducían películas y se prestaban libros. Pero este era un circuito reducido que nucleaba a la clase intelectual del Partido.
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.