Búsqueda avanzada
“La sagrada familia”. La “célula básica de la comunidad” como fundamento de la política social del “proceso”
Osuna y María Florencia.
XIV Jornadas Interescuelas/Departamentos de Historia. Departamento de Historia de la Facultad de Filosofía y Letras. Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza, 2013.
Dirección estable:
Resumen
En esta ponencia se analizarán los discursos y las políticas del Ministerio de Bienestar Social vinculados con la familia nuclear. En el discurso militar la familia era representada como “la célula básica de la comunidad”, su unidad mínima e indisoluble; y la suma de ellas conformaba el “cuerpo social”. A su vez, era considerada el lugar depositario de los valores esenciales de una mítica identidad nacional, relacionada con la moral cristiana. Si bien este imaginario responde a un ideario católico conservador y nacionalista, en esos años adquirió un sesgo particular vinculado con el propósito de la dictadura de aniquilar al heterogéneo y difuso “enemigo subversivo”. Este enemigo era representado como un cáncer o una infección que iba propagándose por el tejido social, contagiando a todas las células. Era importante “extirpar”, por esto, las partes “contaminadas” del organismo. En el marco de este discurso, también se procuraba que las células del cuerpo, o sea, las familias, se protegieran de esa amenaza para evitar la propagación. Esta auto-protección, implicaba distintas cuestiones. Por un lado, frente a los embates de las ideas foráneas y extrañas al cuerpo, un fortalecimiento de la moral cristiana, y fundamentalmente, el reforzamiento de una jerarquía considerada natural, en la que el hombre-padre ocupa el lugar de la autoridad y la dirección, y la mujer-madre el del amor y el resguardo y transmisión de la tradición. Para conservar la integridad de esta unidad moral indisoluble, había que evitar el ingreso de las ideas “disolventes”, controlando, particularmente, a las “secciones débiles de la pared”, es decir, a los niños y jóvenes de la familia. Se consideraba que, por medio de ellos, se propagaba el virus de la “subversión” y los responsables de que esto no ocurriera eran, fundamentalmente, los padres. Por lo cual, era importante controlar a los hijos, y reforzar el contenido moral cristiano, ligado al verdadero “ser argentino”, de su educación. De lo contrario, y principalmente los jóvenes, se verían seducidos y engañados por el enemigo, por ejemplo, a través de las drogas y el sexo, recayendo en “desviaciones” como la prostitución, la homosexualidad, la locura y la delincuencia. Desde el Ministerio de Bienestar Social, se llevaron a cabo distintas iniciativas basadas en estos diagnósticos entre las cuales se destacan el fuerte control de los jóvenes y de los niños, la promoción de las relaciones intergeneracionales (niños y jóvenes con los ancianos) en desmedro de las relaciones intrageneracionales por considerarlas perjudiciales, la propaganda en contra de lo que llamaban la “amiga promiscua” y del “amor animal” a diferencia del “amor humano”, entre otras. En la ponencia se pretende dar cuenta de estas iniciativas estatales. María Florencia Osuna
Texto completo
Creative Commons
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
Para ver una copia de esta licencia, visite http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/deed.es.